BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS



sábado, 30 de abril de 2016

El fraude de Francisco sobre la Iglesia rica y la “Exhortación” (John Vennari)



Publicado el 9 de abril de este año, hoy, día 30, sale un artículo de John Vennari, editor de Catholic Family News, traducido al español, en la página web de Adelante la Fe, con motivo también de la famosa Exhortación AL

Duración 7:31 minutos

Hola, soy John Vennari para Noticias de la Familia Católica, NFC, Medio de Comunicación. Éste es un vídeo espontáneo que estoy haciendo sobre la nueva Exhortación de Francisco, sobre la alegría del amor. Hay mucho que decir. 
Hay un punto que quiero hacer notar, sobre el que nadie ha llamado aún la atención. Y es el hecho de que la totalidad de esta exhortación apostólica viene después de dos años de sínodo. Esto es necesariamente un producto de una Iglesia rica, con hombres de la Iglesia gastando el dinero como si el mañana no fuera a existir. Digo esto porque cuando lees al Cardenal Kasper y lees al Papa Francisco y a otros, siempre están hablando sobre “una Iglesia pobre para los pobres”. Tenemos que tener una Iglesia pobre para los pobres. 
Pero este proceso sinodal, en su totalidad, es cualquier cosa menos una “Iglesia pobre para los pobres”. Sólo imaginen cuánto les costaría a ustedes si quisieran sostener dos sínodos internacionales con cientos de obispos. Tienen que traerlos por avión, así que esos son más de doscientos pasajes aéreos. Tienen que alimentarlos durante tres semanas. Tienen que alojarlos durante tres semanas.
Esto es sólo el primer sínodo. Luego está el segundo sínodo. Así es que están duplicando el precio de ése. Estamos hablando…. de millones de dólares aquí, y ni siquiera estoy hablando sobre el enorme aparato burocrático que tiene que producir el tonelaje de papel de estos sínodos. Tienen los documentos de trabajo anteriores al sínodo. Tienen todos los envíos por correo, supuestamente para recoger el sentir de lo que la gente está sintiendo y de lo que están pensando, incorporándolo todo. Así es que Humphrey de “Sí, señor Primer Ministro” llamaría a todo este desperdicio “meses de fructífero trabajo”.
Y esto es exactamente lo que es, pero es un desperdicio de dinero. Para producir esto…este documento que es… ¿saben cuántos árboles tuvieron que morir …para producir el papel que todas las personas van a estar imprimiendo? Realmente quiero enviarle al Vaticano una cuenta aquí [nota del traductor: muestra aquí en el video lo que ha imprimido] por el tóner de la impresora.
Pero el punto que quiero es … Antes, un papa simplemente escribía una encíclica bajo su propia autoridad. Es decir, era realmente mucho más eficiente en cuanto a costos … simplemente que el Papa supiera lo que estaba haciendo, que conociera su teología, que fuera un verdadero pastor y simplemente que enseñara. Las encíclicas son, en realidad, mucho más baratas que todo esto.
El punto es que no estamos hablando de una Iglesia pobre para los pobres. Estamos hablando de un fraude gigantesco. Dicen que quieren encargarse de los pobres, pero este proceso sinodal completo es diabólicamente caro. Millones y millones de dólares; pero tienen que entender que el punto real aquí, el aspecto más importante de todo esto, no es tanto la verdad;  no es tanto la enseñanza y el proteger a los fieles. El aspecto más importante es la preservación y el avance del proceso sinodal, el proceso sinodal que causa el escándalo público.
Si se acuerdan, en el 2014, de las cosas que se dijeron en este sínodo, en la pro-homosexual “relatio intermedia” que fue enviada a la prensa ... ese daño nunca ha sido reparado. ¿Por qué se permite? Porque el diálogo sinodal exige que se discuta sobre todos estos puntos, como dice el Cardenal Baldisseri: "No hay … no hay tabúes, nada está fuera de la discusión, fuera de la mesa".
Así es que el proceso sinodal que le causa tanto escándalo a los fieles es, en última instancia, más importante que el enseñar la verdad. Y vemos que en el último sínodo, en 2015, … yo estaba allí en ese sínodo, …, mi amigo Chris Ferrara y yo, estábamos los dos allí para eso. Y, ¿qué fue lo que vimos? ... vimos al Arzobispo Coleridge diciendo públicamente, en una conferencia de prensa del Vaticano, y nunca recibió corrección alguna por haberlo dicho, que él piensa que la Iglesia debería deshacerse de términos como “un acto intrínsicamente desordenado”, términos como “adulterio”, términos como … no me puedo acordar del tercero ahora. Eran ... acto intrínsecamente desordenado, adúltero ... ¡ah sí, e "indisolubilidad". Porque esto hace que todo sea demasiado blanco y negro, ok. Un escándalo detrás de otro: tienen al Padre Rosica diciendo que debería haber un lenguaje mucho más inclusivo con respecto a los homosexuales.
Verán: ninguno de los escándalos importa porque todo está justificado en la necesidad de un diálogo sinodal
Y, ¿qué es lo que esto nos da al final? ¿Qué tenemos al final? Bueno, cuando tienen a un Papa como Francisco que siempre ha estado al lado de los progresistas y que ha estado empujando este avance de la agenda del Vaticano II, tienen que terminar con esta cosa, que ha causado y que continuará causando escándalo sin fin ... hasta que venga algún Papa que diga la verdad sobre este documento, que es un fraude, que está lleno de puntos que ningún católico debería aceptar. Especialmente el punto obvio, de abrir la puerta, eso, o que católicos que están divorciados y vueltos a casar pueden, de alguna manera, recibir la Eucaristía, debido a su situación en particular, mientras continúan viviendo en  pecado.
Alguien dijo que yo pensaba que el Papa estaba caminando sobre territorio peligroso, terreno peligroso. Es peor que eso. En realidad Francisco ha sembrado minas en la Iglesia, a nivel mundial, que van a ser pisadas y detonadas por almas que serán destruidas en el proceso. Así es que ... hay mucho más que decir, pero mis dos puntos ,…, 
El número uno es: cuando escuchen que Francisco quiere una Iglesia pobre para los pobres, este proceso sinodal prueba que es mentira: se gastaron o se fueron millones, de millones, de millones para producir esto … esta cosa
Y segundo, recuerden: la verdad no es la cosa más importante. El proceso sinodal es lo más importante … supuestamente es el bien más importante ... y todo tipo de escándalos y todas las declaraciones contrarias a la Fe y que escandalizan a los fieles son permitidas en nombre del diálogo sinodal.
Así es que son dos puntos de fraude que están mezclados en la hechura de este documento horrendo.  Tendremos más que decir en cualquier otro momento. Soy John Vennari para Noticias de la Familia Católica.
John Vennari

viernes, 29 de abril de 2016

Pensando en voz alta acerca de la confusión reinante





La actitud de confusión que reina en la actualidad no ha comenzado con Francisco, sino que viene de más atrás, desde el Concilio Vaticano II (y podríamos remontarnos a la Ilustración e incluso a Kant que es, en cierto modo, el padre del Modernismo, esa herejía que está sacudiendo a la Iglesia durante tanto tiempo y, últimamente, de modo acelerado)

Por poner un ejemplo, el famoso vídeo de enero de 2016 no lo podría haber realizado el Sumo Pontífice reinante, Francisco, si no hubiesen existido los encuentros de Asís (el I y el II bajo el pontificado de Juan Pablo II y el III bajo Benedicto XVI). En ellos ya se había colocado a la religión católica, que es la verdadera, al lado de cualquier otra, bajo la capa de “pluralismo religioso”:  el Papa Francisco es el último colofón de un estado de descomposición de la Iglesia Jerárquica que no ha comenzado hoy, aunque ahora es cuando más se nota

Como tantas veces hemos repetido, con el pretexto de que la Iglesia tiene que ponerse al día y tiene que "aggiornarse" la "pastoral" ha de ser diferente de la que había sido hasta ahora (lo que, bien interpretado, es cierto, puesto que es misión de la Iglesia que el Mensaje de Jesús llegue a todos los hombres; y hay que pensar en el modo más efectivo de conseguirlo).

Sin embargo, lo que no se puede hacer (¡y se está haciendo!) es adulterar el Mensaje evangélico y cambiar la Doctrina. Por todos los medios, y desde las más altas Jerarquías, se está intentando construir una nueva Iglesia, cambiar la Iglesia de siempre, la que fue fundada por Jesucristo, para transformarla en otra "iglesia", más en consonancia con el pensamiento mundano ... una Iglesia distinta ... que, desde luego, ya no sería la verdadera Iglesia.


Aun cuando los Papas sean legítimos pueden, sin embargo, ser corruptos y enseñar sus propias "ideas" que no reflejan el pensamiento de Jesucristo sino que se oponen a Él a quien, por otra parte, dicen servir. 

De ahí la necesidad, en la que tanto insisto en este blog, que tenemos los católicos, de conocer bien nuestra propia fe y de actuar en coherencia con ella, si no queremos que nos roben a Jesús, que sería la mayor desgracia que nos podría ocurrir. Recordémoslo de nuevo: "Es preciso servir a Dios antes que a los hombres" (Hech 5, 29).

Sin duda que habrá muchos que no estén de acuerdo con lo que digo, pero los hechos están ahí para que los vean aquellos que quieran verlos ...

¡Lo más pernicioso de lo que está ocurriendo es que este cambio en la Doctrina se está realizando  diciéndole a los católicos que no hay tal cambio y que la Doctrina no se ha tocado, lo cual es completamente falso, se mire por donde se mire! De ello tendrán que dar cuenta ante Dios, por el grave daño que están haciendo.

Y otra cosa: ¡si permanecemos callados!  estamos siendo cómplices -y, por lo tanto, responsables- con nuestro silencio, de todo el mal que está ocurriendo en la Iglesia. 


José Martí

Faltar a Misa un domingo es pecado mortal (y casi nadie lo recuerda)


Un artículo muy importante en el que el padre Santiago González nos recuerda (en un escrito suyo de noviembre de 2014) algo tan elemental como el hecho de que "faltar un domingo a misa es pecado mortal". Y nos lo recuerda porque son muchísimos los católicos que no conocen que esto es así ... y a una gran mayoría de ellos ni siquiera se lo enseñaron en la catequesis cuando hicieron la primera comunión, lo que reviste suma gravedad. Por su trascendencia lo reproduzco aquí. Original en Adelante la Fe.



La frase que intitula este artículo puede sonar a “sorpresa” para muchos bautizados ya que, en realidad, en muy pocos púlpitos y catequesis se recuerda. Pero es verdad que se comete un pecado mortal (no venial) si se falta a Misa un domingo o día de precepto siempre que no haya enfermedad, imposibilidad física real o cuidado de un enfermo, tal como enseña en el Catecismo de la Iglesia Católica, punto 2181


Pero ha de recordarse también, en estos tiempos de confusión y relativismo, que este punto de nuestro catecismo está avalado en la ley de la Iglesia Católica cuyo mandato primero dice “Oír Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar” que a su vez se avala por la misma ley Divina ya que el tercer mandato de dicha ley es “Santificarás las fiestas”. Y, aún más, este precepto eclesial se justifica, sobre todo, en el primer mandamiento de la ley de Dios “Amarás a Dios sobre todas las cosas”, ya que quien sea capaz de faltar a Misa por no restar un poco de tiempo a su ocio o, sencillamente, por no contrariar a otras personas, demuestra, con creces, que está a años luz de amar a Dios sobre todas las cosas.

Pero en este artículo yo deseo tocar una cuestión muy concreta: el masivo abandono de la Misa dominical se debe, sobre todo, a que desde un principio (catequesis de primera comunión), la inmensa mayoría de los niños NO sabe que faltar a Misa en domingo es pecado mortal
De hecho la terrible realidad es más amplia: la mayoría de los niños no saben ni siquiera que es pecado

Luego, cuando son adolescentes y van a recibir la confirmación, la inmensa mayoría, tras recibirla, no vienen a Misa el domingo siguiente porque siguen sin saber que faltar a Misa es pecado mortal. Y hay efectos todavía peores: ya es muy extendida la costumbre sacrílega de faltar a Misa los domingos y luego, cuando hay ocasión extraordinaria de ir a Misa (en funeral, boda, primera comunión …) se asiste y se comulga, sin haberse confesado y sin propósito alguno de volver a la práctica dominical regular. Esto es así: un hecho indiscutible y, a la vez, tremendo.

Y la causa, vuelvo a repetirlo, es que no se predica de forma concreta este aspecto. Sí, la doctrina está ahí, escrita, en el Catecismo (punto 2181) pero, ¿de que sirve que la doctrina no se toque si casi nadie la conoce porque casi nadie en la Iglesia la predica o enseña?


Y, lo que es aún peor: en realidad en muchas comunidades SÍ se predica sobre esto ... pero para decir lo contrario: que faltar a Misa en domingo NO es pecado mortal. Esta barbaridad se enseña en no pocos colegios “religiosos”, parroquias, facultades de Teología y lugares similares de “formación”. Y, mientras tanto, generaciones y más generaciones de bautizados crecen en la ignorancia y la indiferencia. 

Si algún lector cree que exagero ¿por qué no preguntan? … Sí, pregunten a niños de su barrio, de su colegio, de su parroquia …niños que ya han hecho la primera comunión y que, una vez celebrada la fiesta, sus padres ya no los traen más a Misa los domingos. Es una terrible realidad que abarca a las conciencias de una arrolladora mayoría.

Ante esto, los sacerdotes y catequistas que tocamos las conciencias de los fieles para recordarles que es pecado mortal faltar a Misa, ciertamente, nos sentimos muy poco apoyados por nuestros Superiores


¡Cuánto bien harían cartas pastorales CLARAS en este punto por parte de los Obispos, y hasta por parte del Papa! … nos servirían para no parecer “guerreros del antifaz” que luchamos contra todos los elementos contrarios (tanto externos como internos de la Iglesia). Desde estas líneas, si algún Obispo me leyera, hago un ruego muy especial en esta dirección: una carta, sólo una carta firmada por un Prelado donde se recuerde a los fieles que es pecado mortal faltar a Misa un domingo o día de precepto. Dicho con claridad, concreción y sin ambigüedades

Todos estamos acostumbrados, sí, a mensajes de este tipo:

– El domingo es el día del Señor

– La familia unida en oración en los domingos

– La necesidad de orar en tiempo de descanso

– El bien grande que recibimos al ir a Misa … etc

Se hace URGENTE leer, firmado por un Obispo


“Faltar a Misa es Pecado Mortal”. Y punto.

Padre Santiago González



NOTA: Monseñor Asenjo, Arzobispo de Sevilla, prohibió al padre Santiago González escribir e incluso publicar homilías, lo que el padre Santiago acató por obediencia (Desde el 1 de Enero de 2015). Para una mejor información pinchar aquí. Obsérvese que este escrito es de noviembre de 2014.

miércoles, 27 de abril de 2016

Una interpretación auténtica de Amoris Laetitia, petición de Mons. Schneider

Monseñor Athanasius Schneider
Mons. Athanasius Schneider, obispo auxiliar de la Iglesia Católica de Astaná (Kazajistán), indicó el 24 de abril que quiere una interpretación auténtica de Amoris Laetitia


Dijo así: 

Cuando en un documento eclesiástico que, en nuestro caso, está desprovisto de un carácter definitivo e infalible, se encuentran elementos de interpretaciones y aplicaciones que podrían tener consecuencias espirituales peligrosas, todos los miembros de la Iglesia y, en primer lugar, los obispos, como colaboradores fraternos del Soberano Pontífice en la colegialidad efectiva, tienen el deber de señalar respetuosamente este hecho y pedir una explicación auténtica.

En realidad la interpretación la dio ya el mismo papa Francisco en la rueda de prensa de vuelta a Roma desde la isla griega de Lesbos el 16 de abril. Esto viene recogido en la propia página web del Vaticano. Adjunto aquí la parte relacionada con el tema que nos ocupa:

(Francis Rocca, Wall Street Journal)


Gracias, Santo Padre (...) Si me permite, quisiera hacerle una pregunta sobre otro acontecimiento de los días pasados: su Exhortación Apostólica. Como usted bien sabe, después de su publicación, ha habido muchas discusiones sobre uno de los puntos y se han concentrado particularmente en éste. 
Algunos sostienen que no ha cambiado nada sobre la disciplina que regula el acceso a los sacramentos para los divorciados que se han vuelto a casar; que la ley y la praxis, y obviamente también la doctrina, no han sido tocadas. Otros, en cambio, sostienen que ha cambiado mucho y que hay muchas nuevas aperturas y posibilidades. Mi pregunta sería: para una persona, para un católico ¿hay nuevas posibilidades concretas que no existían antes de la publicación de la Exhortación o no?

(Papa Francisco)


Podría decir que sí, y punto. Pero sería una respuesta muy simplificada. 
Le recomiendo que lea la presentación del documento que hizo el cardenal Schönborn, que es un gran teólogo. Es miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe y conoce bien la doctrina de la Iglesia. Ahí encontrará usted la respuesta a su pregunta. Gracias.

Se puede leer aquí el comentario de In Expectacione acerca de esta respuesta del Santo Padre.

Pero por si hubiera alguna duda acerca del sentido de ese documento, en el Osservatore Romano del miércoles, 27 de abril, tenemos una contestación del cardenal Marx, en la página 7. La posición del cardenal Marx y de los obispos alemanes la conocemos muy bien (pinchar aquí). Dice así el cardenal Marx (traducción del italiano al español tomada de Secretum mihi meum):

La tríada "acompañar, discernir e integrar", descrita por el papa Francisco, se convertirá en el "cantus firmus" de la pastoral, si de verdad ella quiere llegar a alcanzar al hombre y abrir ese camino que Dios mismo recorre con estas personas. Esto no dejará de tener repercusiones en la formación y en el perfil de nuestros sacerdotes, así como también de nuestras colaboradoras y nuestros colaboradores en la pastoral. Vamos a tener que dedicar aún más atención al diálogo y al acompañamiento pastoral, pero ello hará bien en el perfil pastoral. Se trata, de hecho, de RENOVAR -justo en el ámbito del matrimonio y de la familia- una cura pastoral exigente que luego pueda llevar también a los sacramentos del matrimonio, de la reconciliación y de la Eucaristía, los cuales expresan, en manera particular, la communio con Cristo y la Iglesia.

Y apostilla el autor de Secretum mihi meum: "Así que ya saben la intención de Amoris Laetitia y el sentido en el que va dirigida"

Son de encomiar los buenos deseos de Mons Schneider acerca de la interpretación auténtica de la Amoris Laetitia, pero mucho me temo que tal interpretación ya está suficientemente clara ... y no en el sentido en el que sería deseable, para desgracia del conjunto de los católicos que quieren mantenerse fieles al depósito recibido y a la Tradición de la Iglesia de siempre.

Yo me uno a lo que ya dijo Monseñor Schneider antes de que toda esta catastrófica amenaza se hiciera realidad ... y que viene recogido en este blog en la entrada del 26 de abril, al final del artículo. Dice así:

Yo no aceptaré un discurso ofuscado ni una puerta falsa, hábilmente ocultada para la profanación del sacramento del Matrimonio y de la Eucaristía. Del mismo modo, no voy a aceptar una burla al sexto mandamiento de la Ley de Dios. Prefiero ser ridiculizado y perseguido en lugar de aceptar textos ambiguos y métodos insinceros. Prefiero la cristalina “imagen de Cristo, la Verdad, en lugar de la imagen del zorro adornado con piedras preciosas” (San Ireneo), porque “sé en Quién he creído”, “Scio, Cui credidi!” (II Timoteo 1: 12 ).

José Martí

Dios no juega a los dados, pero juega con los hombres (Eulogio López)



Corto vídeo de Eulogio López, el director de Hispanidad., que pone un ejemplo concreto sobre el concepto de justicia y de misericordia en Dios

1.30 minutos 

martes, 26 de abril de 2016

Amoris Laetitia: Anatomía de una debacle pontificia (Christopher A. Ferrara)


Un extraordinario artículo de Christopher Ferrara, relativo a la Amoris Laetitia. Sólo coloco aquí el final. Puede leerse completo pinchando aquí. Lo que hoy está ocurriendo es de una enorme gravedad que pretende acabar con la Doctrina de la Iglesia de 2000 años de antigüedad. Y todo ello ante el silencio de los Pastores de la Iglesia. Estamos completamente en manos de Dios. Es cierto que el cardenal Burke ha hablado de que la AL son opiniones personales  del Papa, pero se ha quedado corto.
Por lo tanto, acelere Cardenal Burke pues, a pesar de su carácter no vinculante, la promulgación de Amoris Laetitia confirma todas las expresiones de alarma de la solicitud de The Remnant de diciembre pasado que imploraba a Francisco que cambie de rumbo o considere renunciar al papado tal como prometió hacer en caso de estar incapacitado para el cargo:
Usted declara que esta “revolución de la ternura” tendrá lugar durante su Jubileo de la Misericordia… El motivo señalado para la “revolución de la ternura” es que, según usted, “la Iglesia misma a veces sigue una línea dura, cae en la tentación de seguir una línea dura, en la tentación de poner énfasis sólo las reglas morales, mucha gente es excluida”….

Los católicos saben que una verdadera revolución de ternura ocurre en cada alma que pasa por el Bautismo o que, correspondiendo a la gracia del arrepentimiento, entra al confesionario con el firme propósito de hacer enmienda y con un corazón contrito, se libra del peso del pecado, y recibe la absolución por un sacerdote ejerciendo in persona Christi …
La Iglesia Católica siempre ha sido una fuente inagotable de divina misericordia por medio de sus Sacramentos. ¿Qué es lo que su propuesta “revolución” le puede agregar a lo que Cristo ya ha provisto en Su Iglesia? ¿Puede usted declarar la amnistía al pecado mortal?
Ahora, en tanto que usted condena la “línea dura” de la Iglesia sobre las “reglas morales” y proclama una “revolución de ternura”, nos vemos encarados ante la inminente amenaza de inauditos “gestos” de “misericordia”… Entre estos gestos al parecer podría estar una exhortación apostólica post-sinodal autorizando la admisión a la Santa Comunión de los públicamente adúlteros, de acuerdo con el juicio individual de los obispos o conferencias episcopales … Se tiene la sensación de un giro casi apocalíptico de los acontecimientos en la historia de la Iglesia.
Todo católico que se precie tiene el deber de resistir este intento de derrocamiento del Magisterio inmutable por parte de un Papa descarriado que claramente no tiene respeto por la enseñanza de sus propios predecesores—habiendo tergiversado la enseñanza contraria y crucial de uno de ellos, junto con otras fuentes—y que se rebaja a la demagogia apelando a una “misericordia” que sería la peor clase de crueldad espiritual. Es impensable que los líderes de la Iglesia, nada menos que con un programa pastoral, pongan a las almas en riesgo de condenación al dejarlas permanecer en la condición que las amenaza, fomentando incluso que agraven su pecado con una participación sacrílega en la Sagrada Comunión mientras consideran si cesarán o continuarán en adulterio o fornicación.

Este es un desquicio nunca antes visto en la historia de la Iglesia. ¿Y dónde están los miembros de la Jerarquía para conducirnos en medio de esta locura? 


Tal como ocurría en el tiempo de la crisis Arriana, cuando San Atanasio estaba casi solo defendiendo públicamente la fe entre los jerarcas, así será hoy: los prelados que se mantengan firmes y se nieguen a despreciar la enseñanza de su propia Iglesia serán muy pocos en número, quizás tan pocos que puedan ser contados con los dedos de una mano. Es apropiado entonces, concluir este ensayo con las palabras de un prelado que puede llegar a estar entre esos pocos, el acertadamente nombrado Athanasius Schneider, quien dijo incluso antes que esta catastrófica amenaza se volviera realidad: 
“Non possumus!” Yo no aceptaré un discurso ofuscado ni una puerta falsa, hábilmente ocultada para la profanación del sacramento del Matrimonio y de la Eucaristía. Del mismo modo, no voy a aceptar una burla al sexto mandamiento de Dios. Prefiero ser ridiculizado y perseguido en lugar de aceptar textos ambiguos y métodos insinceros. Prefiero la cristalina “imagen de Cristo, la Verdad, en lugar de la imagen del zorro adornado con piedras preciosas” (San Ireneo), porque “yo sé a quién he creído”, “Scio, Cui credidi!” (II Timoteo 1: 12 ).
Christopher A. Ferrara

lunes, 25 de abril de 2016

El Estado no da a la Iglesia 11000 millones: desmontando un nuevo bulo de Europa Laica (Elentir)



Transcribo a continuación las conclusiones de un excelente artículo de Elentir sobre los bulos y mentiras de Europa Laica con relación a la Iglesia Católica.

El artículo completo puede leerse pinchando aquí

Los 11.000 millones que decía Europa Laica se quedan en 250 millones
En resumidas cuentas, los supuestos 11.000 millones de los que hablaba Europa Laica se reducen a 250 millones: no es el 1% del PIB, sino el 0,023%. Con ese dinero las obras de la Iglesia ahorran al Estado miles de millones de euros, una cantidad astronómica que tendríamos que pagar todos los españoles vía impuestos si la labor que hacen sacerdotes, religiosos, misioneros y laicos católicos, a menudo como voluntarios y sin cobrar, la desarrollasen funcionarios. Es llamativo, por otra parte, que a pesar de que las demás confesiones religiosas se financian directamente del Presupuesto, Europa Laica no dice nada sobre ellas. Que los contribuyentes podamos negarnos a sostener a la Iglesia pero que no podamos negarnos a financiar mezquitas es vendido por el grupo anticatólico como un privilegio de la Iglesia. Sería cómico si no fuese un insulto a la inteligencia de la gente, movido por el odio.
Medios de izquierda y el órgano de propaganda de Putin difunden el bulo
¿Y a qué medios le ha colado Europa Laica este bulo? Los cita aquí: la cabecera nacionalista catalana La Vanguardia, el digital socialista El Plural de Enric Sopena (¿cómo no?), y los digitales de ultraizquierda Público, Infolibre, El Boletín, Tercera Información, Nueva Tribuna, La Marea e Insurgente. En la lista no citan a Russia Today, el órgano de propaganda del gobierno de Putin, que también ha difundido el bulo, abierto como está siempre al sensacionalismo de todo a 100. Si queréis que os cuelen bulos como el que acabo de contestar, ya sabéis qué medios seguir.
Elentir

sábado, 23 de abril de 2016

Amoris Laetitia: la consagración de la ética casuística (2 de 2)



- ¿Qué hace esto con la Teología Moral católica?
En efecto, esto destruye la teología moral católica. La ética casuística no puede ser admitida en una instancia y en las otras no. Una vez que la ética de la situación es aceptada en un área, esto socava la realidad de la moral absoluta en cada área, y toda la moralidad es lanzada a un subjetivismo continuo.
De igual manera, en el caso de una apertura a los sacramentos a aquellos que viven en pecado, si es permitida a los divorciados y re-casados civilmente por la variedad de “circunstancias concretas”, una vez más la situación determina la acción moral. Podemos esperar que las parejas que conviven e incluso los homosexuales reclamen el derecho a recibir la Eucaristía a la luz de las variadas circunstancias.
- ¿Qué ocurre con la Ley Natural?
La Ley Natural, la cual determina la moralidad basada en la naturaleza intrínseca del acto y en la misma naturaleza del hombre, es la genuina ética de la Iglesia y del sentido común. Esto se enseña en el probado y verdadero realismo de la filosofía y teología escolástica, (y tal como San Pío X lo advirtió en la Pascendi, los modernistas desprecian la Escolástica).
Igualmente, la Ley Natural siempre ha sido una enemiga jurada de la ética casuística, e insiste en que existen ciertos actos que son intrínsecamente desordenados y no existe un conjunto de circunstancias que puedan justificar cometerlos.
No sorprende que la Amoris Laetitia de Francisco socave la Ley Natural, pretendiendo que “La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisiones”. (N° 305)
En otras palabras, la ley natural está solamente a nivel de “inspiración” que uno puede tomar o dejar, tal como un individuo resuelve su “profundo proceso personal” al decidir su propio comportamiento moral.
La orientación de la Amoris Laetitia de Francisco está en su totalidad en contra de la Ley Natural, está en contra del “blanco y negro” de la moral absoluta. Es pro-subjetivista y pro-casuística. Es la sentencia de muerte de la verdadera teología moral católica.
- ¿Afectará esto la enseñanza de la teología moral?
Sí, Francisco solicita que esta propuesta, que se encuentra en Amoris Laetitia, sea asimilada dentro de la misma enseñanza de la teología moral.
Leemos en el N° 311: “La enseñanza de la teología moral no debería dejar de incorporar estas consideraciones porque, si bien es verdad que hay que cuidar la integridad de la enseñanza moral de la Iglesia, siempre se debe poner especial cuidado en destacar y alentar los valores más altos y centrales del Evangelio, particularmente el primado de la caridad como respuesta a la iniciativa gratuita del amor de Dios.” 
Esta noción del “primado de la caridad” no es correcta.
- ¿Qué no es correcta?
La verdad siempre debe ser lo primero. La verdad es “la adecuación del intelecto con la realidad” (esto es, la correspondencia del intelecto con la realidad objetiva que está fuera de nuestra mente) tal como lo han enseñado la Escolástica y el sentido común. Hablando y salvaguardando la verdad, especialmente en materias morales, está la máxima caridad, el máximo deseo de “bien” para el otro.
La “primacía de la caridad” de Francisco en teología moral, confunde el ejercicio del intelecto con el ejercicio de la voluntad. La verdad es al intelecto, mientras que la caridad es llevada a cabo por la voluntad. La voluntad es una facultad ciega que depende del intelecto para que le presente el objeto que es bueno. Porque la voluntad para que sea ordenada convenientemente, el intelecto debe poseer y adherir a la verdad. La verdad siempre es soberana.
La defensa de la “primacía de la caridad” en teología moral nos ha acompañado por décadas, pero tal propuesta es desordenada. Si la caridad es, de alguna manera, separada de la doctrina (verdad objetiva), o elevada por sobre la doctrina, entonces cualquier aberración es posible, incluyendo el falso sentimentalismo disfrazado de misericordia y compasión.
En más, Francisco da la impresión que considera a la primacía de la verdad en teología moral como una “concepción teológica inadecuada” que “pone en duda la omnipotencia de Dios, especialmente, su misericordia” (N° 311-312) y espera que su nueva propuesta sea “incorporada en la enseñanza de la teología moral”.
- ¿Es ésto todo lo que está errado en Amoris Laetitia?
Sí, el libro entero. Incluso se podrían discutir en un largo seminario los miles de problemas, deficiencias y peligros contenidos en Amoris LaetitiaEstas cortas preguntas y respuestas meramente destacan el problema de la ética casuística del documento, una clave errónea en la cual están basados los muchos errores del texto.
- ¿Por qué entonces tantos católicos alaban el documento, o afirman que no hay nada sustancialmente erróneo en él?
Podemos dar cinco rápidas razones:
1) Muchos católicos, incluidos sacerdotes y obispos, no han recibido una apropiada y sistemática formación escolástica en filosofía y teología. Mucha de su formación está fragmentada y es deficiente, debido a la descomposición de los seminarios y de la educación universitaria como consecuencia del Vaticano II. No están preparados para ver los evidentes problemas que están frente a sus ojos.
2) Otros católicos creen que tienen la obligación de defender y de aceptar cualquier cosa que venga del Papa. Pienso – tal como lo ha notado el cardenal Burke – que el documento es una “opinión personal” de Francisco y que no “hay que confundir con la fe vinculante que se debe al ejercicio del magisterio”. Sin embargo, sabemos desde el papa Inocencio III, de San Roberto Bellarmino, de Suarez y otros que es posible a un papa desviarse de la verdad, y si él hace eso, los católicos pueden resistir y evitar que su voluntad sea aprobada.
3) Muchos católicos son inconscientes que la Amoris Laetitia es el pleno florecimiento de una crisis en la teología moral, que devasta la Iglesia desde hace más de 50 años. Desde el tiempo del Vaticano II, perversos teólogos como los padres Joseph Fuchs, Charles Curran, Richard McBrien, Richard McCormick e innumerables otros, avanzaron con la casuística, el consecuencialismo, y con las propuestas no absolutistas en la teología moral. 

Excepto Charles Curran que fue silenciado, los demás teólogos delincuentes corrieron rampantes, expandiendo su veneno a través de la Iglesia por décadas (especialmente durante el reinado de Juan Pablo II, el cual no tomó una acción efectiva contra ellos). La voz de una fuerte oposición fue la de Msgr. William Smith, profesor de Teología Moral en el Seminario de Dunwoodie, el cual impartió innumerables conferencias en los años ’70, ’80 y ’90 en contra de aquellos perversos teólogos y sus errores casuísticos. (Tal como un irlandés podría decir, es una gran cosa que Msgr. Smith esté muerto, porque si estuviera vivo, la Amoris Laetitialo hubiera matado).
4) Muchos católicos sucumben al afirmar que el documento no cambia la doctrina y, por lo tanto, es seguro. Aquellos que dicen esto se equivocan al entender cómo opera el modernismo.

Advirtió San Pio X que los modernistas están “llenos de engaños”, y usualmente no anuncian cambios evidentes en la doctrina (aunque Francisco efectúa una heterodoxa afirmación en el número 297: “Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio.”, lo cual parece descartar la verdad católica y bíblica acerca de la existencia de almas condenadas en el infierno). 

Es más, el modernismo mediante el uso de un nuevo lenguaje, de un nuevo énfasis, presenta una nueva atmósfera (“Misericordia y compasión”), enfatizando ciertos aspectos e ignorando otros; pretendiendo mostrar que el Magisterio no ha hablado sobre determinados aspectos; errando al afirmar puntos clave de la doctrina que contradicen su trayectoria general, e introduciendo una nueva praxis contraria a la doctrina, causando una revolución en la actitud y en el comportamiento católico. Exactamente es así como opera la Amoris Laetitia. Incluso el conservador Philip Lawler se refiere al documento de Francisco como un texto “subversivo”.
5) Después nos encontramos con católicos liberales que están emocionados con la nueva propuesta. El radical cardenal Kasper celebró que la Amoris Laetitia efectivamente “cambia todo”.
- ¿No se convierte esto en una compuerta abierta al sacrilegio?
A través de la canonización la propuesta de una ética casuística, un sistema que el Santo Oficio de Pio XII condenó explícitamente, Francisco abre la puerta para que los divorciados y re-casados civilmente reciban la Eucaristía. Él es personalmente responsable por abrir las compuertas a las comuniones sacrílegas que necesariamente se efectuarán. ¡Cada sacrilegio eucarístico que se efectúe como consecuencia de este documento tendrá su nombre escrito en él! ¡Qué Dios lo ayude!
- ¿No hay nada que podamos hacer?
Públicamente nos resistimos a esta última subversión, enseñando la verdad a aquellos que están en nuestra esfera de influencia, y trabajamos para prevenir que la voluntad de Francisco sea promovida a partir de esta consideración. 
También hacemos actos de reparación por las comuniones sacrílegas que se harán como consecuencia de la Amoris Laetitia

Una buena manera de partir es repitiendo frecuentemente la oración de reparación que el Ángel de Fátima le enseñó a los niños en 1916: “¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!, Os adoro profundamente, y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparo a los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido; y, por los méritos de su Sacratísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, os ruego por la conversión de los pobres pecadores.”
John Vennari