BIENVENIDO A ESTE BLOG, QUIENQUIERA QUE SEAS


viernes, 1 de agosto de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (8 )

Para llegar a la conclusión anterior no hay nada mejor que el análisis de los hechos. Los que vienen a renglón seguido son sólo algunos de ellos, relativos a la actuación del papa Francisco y a cuáles son, de verdad, sus preferencias que, por otra parte, no oculta. [En su momento, en este mismo blog ya analizamos unos cuantos hechos más, que vienen recogidos en las entradas de título La vía de los hechos]. Veamos:

1. No condena a los que se manifiestan en contra de la divinidad de Jesucristo, como es el caso del cardenal Kasper, de quien, por otra parte, tiene un concepto muy elevado (siendo, como es, un claro partidario de dar la comunión a los divorciados y vueltos a casar). 
2. Es muy amigo de las encuestas sobre determinados temas que no se pueden someter a ningún tipo de consenso. 
3. Aunque no dice que la Iglesia sea una democracia (¡pues no puede decirlo!), sí da la impresión de que ese sea uno de sus objetivos, mediante la formación del grupo G-8 (ahora G-9). De hecho dice: "Yo sigo lo que los cardenales me han pedido". ¿Por qué tiene que hacer eso si es la Suprema Autoridad? Algo distinto es consultar o informarse bien sobre los temas, pero la decisión a tomar no debe estar influenciada por lo que le hayan pedido algunos cardenales.
4. No reprende a sacerdotes como Pagola y otros de su estilo  que doctrinalmente dejan mucho que desear, por no decir algo más fuerte. 
5. Permite espectáculos como el de infinidad de obispos bailando en la JMJ de Brasil, haciendo el ridículo más espantoso.
6. Concelebra misa -él mismo- con Michele De Paolis, un sacerdote homosexual, de ideología marxista y partidario de la teología de la liberación. 
7. En los diez consejos para ser feliz que ha dado recientemente, en una entrevista de 77 minutos concedida a la revista "Viva" no menciona a Dios ni una sola vez, lo que es preocupante. Aquí hay una versión ilustrada de los diez consejos

En fin, son tantas las situaciones de permisividad reinante en esta "nueva Iglesia" (pues no sé cómo llamarla) que es muy fácil que podamos acabar acostumbrándonos a los disparates más disparatados ... ¡lo que sería muy grave, por nuestra parte! ... También nosotros tenemos nuestra responsabilidad y debemos ejercer bien la libertad para no dejarnos engañar por doctrinas extrañas y ajenas al mensaje de Jesucristo (aunque sea el mismo Papa quien las diga). Cada uno tiene la responsabilidad de su propia vida y no puede escudarse en que si tales obispos o tales Papas han dicho o han dejado de decir ... ¡No, eso sería caer en el engaño, un autoengaño culpable por negligencia!


Nunca hay que acostumbrarse al error y al mal, como si eso fuese lo normal (aunque sea lo más frecuente). Una cosa es la moral y otra, muy distinta, la estadística. Si queremos realmente que Jesucristo signifique algo para nosotros, es preciso que llamemos a las cosas por su nombre. Y si no lo hacemos así es que Jesús cuenta muy poco -o nada- en nuestra vida: el que no ama la verdad no puede amar a Cristo, quien dijo de Sí mismo: "Yo soy la Verdad" (Jn 14,6). 




Ya conocemos cuáles son las preferencias del papa Francisco. Pero lo peor de todo es que -por desgracia-, el inventor de la "misericordina" castiga de modo "inmisericorde" a los que se mantienen fieles a la Tradición de la Iglesia de siempre: desde detalles tan simples como el molestarse porque un monaguillo vaya con las manos juntas, en actitud de respeto hacia lo que es sagrado, hasta llegar a prohibir la misa en latín, e incluso el cierre de seminarios a los Franciscanos de la Inmaculada (e infinidad de cosas más que aquí no se cuentan) pasando por el hecho de que en las misas diarias de santa Marta no desperdicia ninguna ocasión para lanzar diatribas en contra de los que él llama cristianos "tristes", "formalistas", "santurrones", "con cara de pepinillo avinagrado" e infinidad de expresiones más por el estilo. Y esto prácticamente todos los días y a todas horas.  



Franciscanos de la Inmaculada
Tenemos, por lo tanto, una misericordia selectiva: ésta se ejerce básicamente con los que son claramente enemigos de la Iglesia y desean su destrucción (judíos, musulmanes, protestantes, anglicanos, ateos, agnósticos, etc ). [¡Para ellos toda la comprensión y toda la misericordia!]; y, en cambio, no queda ninguna pastilla de esa "misericordina" para los que se mantienen fieles a la Tradición multisecular de la Iglesia. [¡Para éstos toda la dureza posible, dialogo nulo e intolerancia cero!] .... a menos que se amolden a los nuevos aires (modernistas) surgidos del Concilio Vaticano II. [Por si alguien no lo sabe, el modernismo fue definido por San Pío X como la suma de todas las herejías y fue condenado explícitamente por la Iglesia en la encíclica Pascendi. Y esto que digo pertenece al dogma, a aquello que no cambia ...  y en lo que, por lo visto, ya no se cree].

(Continuará)

jueves, 31 de julio de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (7)

De todo lo dicho anteriormente, hay algo que queda muy claro. Y es que a los que el papa Francisco llama, empleado un término desafortunado, fundamentalistas cristianos, son nada menos que los cristianos de toda la vida, aquellos "cristianos de a pie" que, sin ser grandes teólogos, tienen fe, una fe que recibieron de sus padres y que siguen manteniendo, por la gracia de Dios. 

A estos cristianos se les suele llamar tradicionalistas.  Y estos -por lo que estamos viendo- son los que perturban al Papa y a los que llama fundamentalistas (¿?). No entiendo por qué, la verdad. ¿Tal vez porque no están conformes con que algunos pastores de la Iglesia Católica enseñen como si fuera algo ortodoxo lo que está en clara disconformidad con la Revelación y la doctrina de la Iglesia de veinte siglos? ¡Pero si eso es lo lógico y lo coherente! 


¿Por qué ofenderse de que un cristiano actúe y piense como cristiano? Lo raro es, precisamente, lo contrario, que es lo que está hoy de moda. Por desgracia, existen hoy en la Iglesia muchos cristianos católicos que admiten, como si fuese algo normal -e incluso bueno- la contracepción, el divorcio, el aborto, la homosexualidad y todo aquello que ha sido condenado expresamente por la Iglesia católica. Los que así piensan o actúan no son católicos. Es imposible pertenecer a la Iglesia y tener un pensamiento distinto al de la Iglesia. Esto es de sentido común. Ciertamente hay aspectos que pueden cambiar con el tiempo, en función de problemas nuevos, por ejemplo; pero aquello que ya está establecido como dogma es intocable, porque oponerse a ello es oponerse a Dios, quien dio a su Iglesia potestad de hacer y deshacer. Y el hombre no puede cambiar lo que Dios ha establecido. 


Hay aspectos fundamentales en los que la Iglesia no puede cambiar, so pena de dejar de ser la Iglesia Católica y convertirse en otra cosa. Hay, por ejemplo, muchos que se dicen católicos y, sin embargo, no creen en la divinidad de Jesús, ni en su Resurrección, ni en su presencia real en la Eucaristía, etc... ¡Pues aunque se digan católicos... no lo son! Y al decir esto incluyo también a ciertos sacerdotes y a ciertos jerarcas de la Iglesia, falsos pastores que engañan y confunden a las ovejas que les han sido encomendadas. 


El Papa debería sentirse orgulloso de que aún existan cristianos que pese a todos los pesares, siguen manteniendo su fe de siempre en las verdades perennes, conscientes de que hay cosas que no pueden cambiar: "El Cielo y la Tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán". (Mt 24,35)  Y, además, "Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos" (Heb 13,8). Todas estas cosas no son inventos de hombres, sino palabra de Dios. Así lo dice san Pablo: "Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argumentar, para corregir y para educar en la justicia" (" Tim 3,16). 


Todas estas cosas se podrán creer o no creer, pero no se pueden modificar. El que crea y -ayudado por la Gracia- viva conforme a lo contenido en las Escrituras y rectamente interpretado por la Tradición de la Iglesia, ése podrá considerarse católico (¡supuesto, lógicamente, que esté bautizado!). Pero el que no crea, porque ha decidido inventarse otra religión que le agrada más y es más fácil de cumplir (o por lo que sea), lo que no puede honradamente pretender es presentar sus nuevas ideas personales como que son de la Iglesia. No se puede añadir ni quitar nada de las Escrituras ni darle la interpretación personal que uno quiera (como hacen los protestantes). El que tal haga, desde luego que no pretenda llamarse católico, bajo ningún concepto. Si lo hace, su pecado será mucho mayor y, tal vez, irremediable (pues es un pecado contra el Espíritu Santo ... y estos no se perdonan). La Biblia es muy clara: "Si alguien añade algo a esto, Dios enviará sobre él las plagas descritas en este libro [se refiere aquí al Apocalipsis, aunque lo dicho vale para toda la Escritura]; y si alguien sustrae alguna palabra a la profecía de este libro, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que se describen en este libro" (Ap 22, 18-19)


En realidad lo que procuran estos católicos "tradicionalistas" es mantenerse fieles a la Tradición que han recibido, a la palabra de Dios que se encuentra en el Nuevo Testamento, correctamente interpretado por la Iglesia de siempre: "Conserva el mandamiento sin tacha ni reproche hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo" (1 Tim 6,14). "Guarda el depósito" (1 Tim 6,20). Esto tiene una importancia capital. Ya en los comienzos, el mismo apóstol Pablo tuvo que corregir severamente a los Gálatas con estas palabras, que son hoy aún más actuales que entonces: "Me sorprende que abandonéis tan deprisa a quien os llamó por la gracia de Cristo, para ir a otro evangelio; no es que haya otro, sino que hay quienes os perturban y quieren trastocar el Evangelio de Cristo" (Gal 1, 6-7) ¿Qué es sino eso lo que está ocurriendo hoy en día? ¿No nos damos cuenta de que se quiere trastocar el Evangelio de Cristo y cambiarlo por doctrinas puramente humanas, en donde todo tenga su explicación "racional" y todo lo sobrenatural se considere como un invento? ... Continúa diciendo San Pablo: "Aunque nosotros o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!" (Gal 1,8)

  
Estos cristianos sencillos, obedientes y de buen corazón, a los que tanto se critica, llamándoles de todo, incluso por muchos de los que tienen responsabilidades en la Jerarquía, tienen -gracias a Dios- las ideas muy claras acerca de lo que está bien y de lo que está mal en la Iglesia. Aprendieron el catecismo cuando eran niños y conocen las verdades que debemos creer, los mandamientos que debemos cumplir y los medios para santificarnos, que son la oración y los sacramentos.

Cuando comulgan saben que están recibiendo, verdadera y realmente, el cuerpo y la sangre de Nuestro Señor Jesucristo:  es el mismo Jesucristo, con su humanidad también, quien -aunque "velado" por los accidentes del pan y del vino- está realmente presente en la hostia consagrada (no en recuerdo ni en memoria ni en figura sino "in re"). 


Creen en María, como realmente virgen (antes del parto, en el parto y después del parto) y realmente madre: madre de un "alguien" que es su hijo -que estaba en su vientre por obra del Espíritu Santo- .Ese "Alguien", que es Jesús, además de ser verdadero hombre como nosotros -tiene nuestra naturaleza humana-, es también verdadero Dios -tiene una naturaleza divina. La Persona de Jesús, en cambio, es divina. Y como al hablar de alguien siempre nos referimos a la persona, resulta que María, que es madre de Jesús, al ser divina la Persona de Jesús, se puede decir, con toda propiedad -y esto es dogma de fe- que María es Madre de Dios. María es, además, la única persona humana que se encuentra en cuerpo y alma en el Cielo, pues aunque Jesucristo se encuentra también en cuerpo y alma en el Cielo, la Persona de Jesucristo no es humana sino divina; no ocurre así con María. Ella es una persona humana, no es ninguna diosa.


Saben que Jesucristo resucitó realmente (Jn 21,5) con su cuerpo y alma gloriosos -con propiedades especiales, pero conservando los estigmas de su pasión (Jn 20, 27), y que esto no es ninguna metáfora ni ningún invento, sino un hecho histórico cierto que da sentido a sus vidas (1 Cor 15,17). 

Saben que que no tenemos aquí morada permanente, sino que vamos en busca de la venidera (Heb 13,14), pues son ciudadanos del cielo (Fil 3,20); y confían en el Señor, el cual transformará su cuerpo vil en un cuerpo glorioso como el suyo (Fil 3,21)


Saben que, aunque ahora no lo ven, sin embargo, Jesús se fue para prepararles un lugar, de modo que cuando venga de nuevo los llevará con Él, de modo que donde esté Jesús estarán también ellos con Él (Jn 14,3-4) 


Saben que no se nos ha dado ningún otro Nombre bajo el Cielo por el que podamos salvarnos, sino el de Jesucristo (Hech 4,12) y éste crucificado, aunque sea locura para los gentiles y escándalo para los judíos (1 Cor 1,23). 

En fin, creen todo lo que la Iglesia nos enseña (la Iglesia de veinte siglos), no lo que diga tal o cual Papa en cualquier comentario o entrevista; y saben, además, que fuera de la Iglesia católica (que es el Cuerpo Místico de Cristo, en el cual participamos) no hay salvación. 


Estos son los católicos -a mi entender- a los que el Papa, de modo impropio, llama fundamentalistas (pues otros no pueden ser como vamos a ver a continuación)

(Continuará)

miércoles, 30 de julio de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (6)

Escribo aquí de nuevo las palabras del papa Francisco (para comentarlas teniéndolas a la vista):

Las tres religiones tenemos nuestros grupos fundamentalistas, pequeños en relación con todo el resto. Pero un grupo fundamentalista, su estructura, aunque no mate a nadie, aunque no le pegue a nadie, ...., es violenta. La estructura mental del fundamentalismo es violencia en nombre de Dios. Es violenta. O sea, el saludo que judíos, islámicos y cristianos nos damos es un saludo de aliento, un saludo de cercanía. Ustedes dicen "shalom" [el periodista que lo entrevista es judío], los árabes dicen "salaam"; nosotros decimos, a veces, paz, ¿cómo te va? Buenos días ... cosas de cercanía. El saludo del fundamentalista es ... ¡a ver dónde te puedo pegar! ... al menos ideológicamente. No es un saludo que acerque. El fundamentalismo defiende. Y ya le digo ... Los cristianos tenemos grupos fundamentalistas también.


En mi opinión, el Papa tiene razón al hablar de la estructura mental del fundamentalismo como esencialmente violenta. Esta estructura mental violenta está contenida, de hecho, tanto en el Talmud como, por supuesto, en el Corán. Y da la "casualidad" de que los que se toman al pie de la letra esos libros, llamados sagrados, son precisamente los más violentos. [Violencia en el mensaje, violencia en los hechos]


Algo completamente diferente sucede en el caso de los católicos. No existe ningún pasaje ni en los Evangelios, ni el resto del Nuevo Testamento en el que se hable de violencia contra aquellos que no acepten el mensaje. Ya hemos visto que Dios es sumamente respetuoso con la libertad de aquellos a quienes ama. Y jamás se encontrará allí ni una sola frase de imposición y de coacción, mediante la violencia, a las demás personas [No hay violencia en el lenguaje]. Mi pregunta es: ¿hay violencia en los hechos?. De entrada, habría que considerar que, en caso de haberla, ésta tendría lugar por parte de aquellos "cristianos" que no han entendido nada de su fe y que actúan en contra del mensaje evangélico (por lo que no merecen el nombre de cristianos). Pues aun así, ni siquiera eso se da (que yo conozca, al menos). Yo no encuentro en el seno del catolicismo, a nadie que coaccione a los demás, ni entre los que practican (por supuesto) ni, mucho menos, entre los que no practican (y sólo tienen de cristianos el nombre, por haber sido bautizados). Luego [no hay violencia en los hechos]


Mediante el análisis que se ha realizado, la conclusión es evidente. No existe ningún "fundamentalismo cristiano". No importa que esa expresión haya salido de la boca del Papa. El Papa, como creo haber demostrado, basándome en su propia definición de "fundamentalismo", se ha equivocado en su comparación de las tres religiones. Insisto: No existe ningún "fundamentalismo cristiano". Esa expresión es contradictoria y no tiene ni pies ni cabeza


Ahora bien: ¿Por qué ha sido utilizada por el Papa? ¿En quiénes estaba pensando cuando la decía, aunque impropiamente usada? ¿Quiénes son esos "llamados por el papa Francisco" fundamentalistas cristianos?  Porque lo que sí es cierto es que hay determinado tipo de cristianos que, por lo que sea, no comulgan con las ideas del Papa. Y digo bien: "las ideas del Papa"  (pues no son las ideas del Papado ni de la Iglesia Católica de siempre). Se trata de indagar acerca de las preferencias papales (¡no las de Jesucristo!) por un determinado tipo o estilo de cristianos; y por qué va en contra de aquellos otros cristianos que -según él- son pocos (¡en esto le doy la razón!) pero que ni siquiera esos pocos deberían de estar en lo que él entiende por Iglesia; un entendimiento de lo que es la Iglesia que, desgraciadamente, no es conforme a la realidad. 


No por eso deja de ser el legítimo Papa. Y la Iglesia actual sigue siendo la legítima Iglesia. No hay otra ... ¡pero está mundanizada y muy influida por la herejía modernista y por las corrientes protestantes! Es una Iglesia enferma ... y en peligro de extinción. ¿Por qué? Pues porque muchas de las "verdades" que enseña son mundanas y alejadas del mensaje del Evangelio


Es preciso orar mucho e insistentemente, para que recupere su salud, aunque tal como están las cosas (en un ambiente cercano a la apostasía universal), si es que acaso no estamos ya en los últimos tiempos, sería necesario -en mi opinión- que surgiera un papa Santo que volviera a llamar a las cosas por su nombre. Pero, ¿dónde encontrarlo? Y caso de que esa fuera la solución, ¿habría nacido ya ese futuro Papa? Sólo Dios lo sabe. Desconozco, además, como no podría ser de otra manera, si esa es la solución que Dios tiene prevista; pero lo cierto y verdad es que la situación actual por la que atraviesa la Iglesia es, sin duda, la más grave por la que ha pasado a lo largo de su larga Historia. No obstante, siempre nos queda el consuelo de las Sagradas Escrituras y es que "sabemos que todas las cosas contribuyen al bien de los que aman a Dios" (Rom 8,28) 



(Continuará)

sábado, 26 de julio de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (5)

¿Cómo es posible que el Papa diga que el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia? Eso es falso. Yo tengo la impresión de que el papa Francisco no se ha leído el Corán. ¿O sí se lo ha leído, que es lo más lógico?. Pues entonces no se entiende que hable de adecuadas interpretaciones del Corán, puesto que hay en él infinidad de expresiones que no han lugar a interpretación alguna: están muy claras. En ellas se dice lo que se dice; y lo que se dice es lo que se quiere decir:  

Matadlos dondequiera que los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado. La oposición [a vuestra creencia] es más grave que matar”[Corán 2:191] 


“Y no los matasteis vosotros, Alá los mató. Ni tirabas tú cuando tirabas sino que era Alá quien tiraba”.[Corán 8:17] 


Estas frases no necesitan comentario. Poseen una claridad meridiana [por desgracia]. Y buena prueba de que se han interpretado literalmente [tal como suenan] son los hechos históricos, tanto los antiguos como los actuales, que atestiguan que la violencia está contenida en el libro del Corán.  Ésa es la razón (¡me parece a mí!) que explica la violencia de los creyentes del Corán


Aunque dada la insensatez humana no sería de extrañar con que nos encontráramos con algún espécimen (¡que siempre los hay!) que afirme que, en realidad eso que dice en el Corán no es lo que parece decir; que significa justo lo contrario [y que, además, se quede tan tranquilo después de haber salido ese exabrupto de su boca].  No deja de parecer algo extraño -cuando menos- el afirmar que lo negro es blanco, simplemente porque yo quiero que sea blanco. ¿Tan complicado es llamar a las cosas por su nombre? Llamar al pan, pan y al vino, vino. ¿Tan difícil es? No hay peor ciego que el que no quiere ver -dice el refrán. Y es muy cierto. ¿O es que preferimos proceder como decía Stalin o Lenin: "Si los hechos dicen otra cosa, peor para los hechos"? Pienso que nos estamos volviendo locos o tal vez, obtusos, ignorantes, cobardes y traidores. O quizás ambas cosas.

¿Cómo puede decir el Papa que "los cristianos tenemos también grupos fundamentalistas". La coacción y la violencia son antievangélicas y van en contra de la voluntad de Jesucristo, que es el Fundador de la Iglesia. La Biblia es el Libro Sagrado del cristiano, el Libro Sagrado por antonomasia, y no tiene punto de comparación ni con el Talmud ni mucho menos con el Corán (libros que provienen de un eclecticismo de religiones y que no son, por lo tanto, propiamente sagrados, sino invenciones de hombres... o sea, nada. No se entiende un Libro Sagrado que justifique la violencia. El Corán, en concreto, lo hace hasta extremos insospechados. Y los hechos cantan. Tomando el Corán como base y justificación de su conducta, se producen auténticas masacres en nombre de Alá, sin respeto a la libertad de aquellos que no se conviertan al Islam. 


¡El Evangelio es otra cosa! La libertad -y el respeto a la libertad de los demás- es lo propio del cristiano. Jesús siempre apela a la libertad, nunca impone. "El que quiera ser mi discípulo..."  (Mt 16,24).  Cuando Jesús les anuncia a sus discípulos que Él es el pan de vida, dice la Biblia que muchos discípulos se echaron atrás y ya no andaban con Él (Jn 6, 66), ante lo cual no sólo los dejó ir y no los obligó a quedarse, sino que dijo a los doce: "¿También vosotros queréis marcharos?" (Jn 6,67). Enfrentados a esa pregunta directa por parte de Jesús, Simón Pedro le respondió [en nombre de todos]: "Señor, ¿Y a quién iríamos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros hemos creído y conocido que Tú eres el Hijo de Dios" (Jn 6, 68-69). Los textos son innumerables: "Si alguno tiene sed, que venga a Mí ..." (Jn 7,37). "Si alguno me ama guardará mi palabra ..." (Jn 14,23). En el mismo Apocalipsis dice Jesús: "Mira que estoy a la puerta y llamo: si alguno escucha mi voz y abre la puerta, Yo entraré en su casa y cenaré con él y él cenará conmigo" (Ap 3,20). 


Hay dos ideas importantes que deben de tenerse en cuenta. La primera es que en el ejercicio de nuestra libertad con relación a Él no podemos no definirnos"El que no está conmigo está contra Mí" (Mt 12, 30a). Y la segunda es la idea de responsabilidad (íntimamente unida a la libertad e inseparable de ella): somos responsables de las consecuencias de la respuesta que, libremente, le demos al Señor. Es esencial tener esto muy claro: "El que no recoge conmigo desparrama" (Mt 12, 30b). Según sea nuestra decisión (en realidad, el curso de todas las decisiones que tomemos a lo largo de nuestra vida, en las cuales nos vamos definiendo) así será nuestro destino futuro, labrado por nosotros mismos. En el tiempo nos estamos jugando lo que queremos que sea nuestra eternidad


La voluntad de Jesús con respecto a nosotros es muy clara: "Padre, quiero que donde Yo estoy también estén conmigo los que Tú me has confiado ... (Jn 17, 24) ... "para que el Amor con el que Tú me amaste esté en ellos; y Yo en ellos" (Jn 17,26). Él quiere una relación íntima y amorosa con cada uno de nosotros, de tú a tú, en perfecta reciprocidad de amores porque Perfecto quiere ser su amor por nosotros ... si se lo permitimos. Pero ¿hasta qué punto estamos dispuestos a decirle que sí a todo lo que Él nos pida? Él dio su vida por nosotros, por Amor, para que nos pudiéramos salvar y porque deseaba nuestro amor. No es que lo necesitara, puesto que Dios no necesita nada de nosotros ... ¡pero ha querido necesitar de nosotros, ha querido necesitar de nuestro amor,..., y por eso se hizo hombre! "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos" (Jn 15,13). Él la dio por nosotros. Y nuestra respuesta amorosa no puede ser otra que darle también nosotros la nuestra que, al fin y al cabo, la hemos recibido de Él.


Es muy humano que nos preguntemos qué vamos a sacar nosotros de todo esto. Como hizo Pedro, cuando le dijo a Jesús: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, ¿qué recompensa tendremos? La respuesta de Jesús es consoladora (entre otras cosas porque es verdad. Él es la Verdad): "Todo el que haya dejado casa, hermanos, o hermanas, padre o madre, o hijos, o campos, por causa de mi nombre, recibirá el ciento por uno [en esta vida] y heredará la vida eterna" (Mt 19, 27. 29)

En el Apocalipsis, que es un libro de Consolación, podemos leer [todas las palabras se refieren a Jesús]: "Mira, he aquí que vengo pronto, y conmigo mi recompensa, para dar a cada uno según sus obras" (Ap 22,12). En Él lo vamos a encontrar absolutamente todo y todas nuestras ansias tendrán en Él su perfecto cumplimiento : "Nos hiciste, Señor, para Tí - decía San Agustín- y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Tí". Él es nuestro Dios y nuestro amigo, el Único que puede dar sentido a nuestra existencia: "Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin" (Ap 22,13) "... la estrella brillante de la mañana" (Ap 22,16)


"Al que venza le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios" (Ap 2,7)

"Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida" (Ap 2,10).

"Al que venza le daré del maná escondido y una piedrecita brillante. Y escrito sobre ella un nombre nuevo, que nadie conoce, sino el que lo recibe" (Ap 2, 17)

"Al que venza, al que sea fiel hasta el fin en mi servicio, le daré poder sobre los pueblos (...); le daré también la estrella de la mañana" (Ap 2, 26.28)

"El que venza será revestido de blancos ropajes y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre ante mi Padre y ante los ángeles" (Ap 3, 5)

"Al que venza le haré firme columna en el templo de mi Dios, y ya nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios (...) y mi nuevo Nombre" (Ap 3,12)

"Al que venza le concederé sentarse conmigo en mi trono, como Yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono" (Ap 3, 21)

Desde luego merece la pena seguir a Jesús, porque no debemos olvidar que, aunque sea difícil y dura la vida del que da testimonio de Él, sin embargo, no deja de ser muy consolador, no ya la promesa de futuro de estar con Él para siempre [que, por supuesto que sí], sino que ¡ya! (aunque sea en primicias!) Él está con nosotros. Y por eso puede decirnos: "Tomad sobre vosotros mi yugo y aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas [este descanso se refiere al presente, no al futuro]. Pues mi yugo es suave y mi carga ligera" (Mt 11, 29-30)

En fin, queda claro que el amor de Dios es esencialmente libertad. Por eso la fe no se puede imponer a nadie, bajo coacción o violencia, en el seno de la Iglesia Católica: no habría tal fe: NO ES ÉSE EL ESPÍRITU DEL EVANGELIO.

(Continuará)

¿Fundamentalismo cristiano? (4)

Tercero, y lo más importante en el caso que nos ocupa: Resulta que la Religión católica, en sí misma, [al contrario que la judía y la musulmana] no predica el odio ni la venganza o la violencia contra nadie, sino el amor. Nada hay en los Evangelios o en el Nuevo Testamento que incite a coaccionar a los demás -y mucho menos, con violencia o con muertes - para que se conviertan"Un mandamiento nuevo os doy: que os améis unos a otros como Yo os he amado" (Jn 13, 34). "A vosotros que me escucháis os digo: amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odian; bendecid a los que os maldicen y rogad por los que os calumnian" (Lc 6, 27-28)

Con relación a la violencia contra los demás, se puede leer en diversos pasajes del Evangelio la actitud clara del Señor, en contra de su uso. Así -dice San Juan- cuando iban a prender a Jesús, "Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó e hirió a un criado del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. El criado se llamaba Malco. Pero Jesús dijo a Pedro: "Mete la espada en la vaina: el cáliz que el Padre me ha dado, ¿no voy a beberlo?" (Jn 18, 10-11) Y en san Mateo se lee: "Vuelve tu espada a su sitio, pues todos los que usan la espada a espada morirán". ¿O piensas que no puedo recurrir a mi Padre, que pondría ahora mismo a mis disposición más de doce legiones de ángeles? Pero, ¿cómo se cumplirían entonces las Escrituras, según las cuales es preciso que suceda así?(Mt 26, 52-54) Y San Lucas dice: "Y uno de ellos [de sus discípulos] hirió al criado del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Pero Jesús dijo: "¡Dejad, basta ya!. Y tocando su oreja lo curó" (Lc 22, 50-51)



Ciertamente en el transcurso de la historia ha habido guerras de Religión en las que han estado también implicados los católicos ... Pero, aparte de lo ya dicho sobre el momento histórico concreto en que tuvieron lugar y el desconocimiento de los hechos reales, en todos sus detalles, lo definitivo es que, en aquellos casos en que, efectivamente, los católicos obligaron a convertirse, mediante coacción violenta, a los que no lo eran, actuaron mal y en disconformidad con el Espíritu del Evangelio. Es famosa la frase: "No es propio de la Religión obligar a la Religión" [hablando, concretamente, de la Iglesia Católica]. 


He tomado prestadas algunas frases de un artículo de Alfonso Aguló. El artículo completo puede leerse aquí


La defensa de la tolerancia religiosa es patente en los orígenes del cristianismo. Era algo, además, muy fácil de entender para los primeros cristianos, que habían sufrido en su carne toda la crueldad de la intolerancia religiosa del Imperio Romano.

---
El empleo de la fuerza para combatir la heterodoxia no fue un hecho particular del catolicismo, sino algo corriente en todas las partes, culturas y confesiones hasta bien entrado nuestro tiempo.
---
Baste pensar en la intolerancia de Lutero contra los campesinos alemanes, que produjo decenas de miles de víctimas; o en las leyes inglesas contra los católicos, cuyo número era aún muy elevado al comienzo de la Iglesia anglicana; o en la suerte de Miguel Servet y sus compañeros quemados en la hoguera por los calvinistas en Ginebra
---
No se puede olvidar que, para bien o para mal –probablemente, para mal– política y religión estuvieron bastante confundidas durante la mayor parte de la historia de Occidente. Y fuera de Occidente ocurría algo muy parecido.
---
Afortunadamente, hace ya mucho tiempo que es rara la intolerancia en países de mayoría católicaEs más, echando un vistazo a la situación mundial en este siglo, puede decirse que la tolerancia ha germinado fundamentalmente en los países de mayor tradición católica. 
---
En cambio, la intolerancia se ha mostrado con gran crudeza en los países gobernados por ideologías ateas sistemáticas (Tercer Reich nazi, la URSS y todos los países que estuvieron bajo su dominio, China, etc.). También la violencia del integrismo islámico sigue bastante presente en los países donde su religión aún no ha alcanzado el poder político (Senegal, Níger, Mauritania, Chad, Egipto, Marruecos, Tanzania, Argelia, etc.); y donde ya lo han alcanzado (Arabia, Irán, etc.), la tolerancia religiosa es prácticamente inexistente. Y otros países asiáticos no islámicos (India, China, etc.) no parecen mejorar mucho la situación.


---
Sin embargo, curiosamente, se sigue hablando más de la Inquisición, desaparecida hace ya mucho tiempo, que de las actuales persecuciones religiosas, dolorosamente actuales en tantos lugares.

Una muestra cruel y actual de intolerancia bestial es la expulsión de todos los cristianos de Mosul. Esta ciudad iraquí contaba con una de las comunidades cristianas más antiguas del mundo. Allí deben dejarlo todo e irse con lo puesto. Les dieron un ultimátum hasta el sábado 19 de Julio. Ya no quedan cristianos en Mosul. Para quedarse allí tenían que convertirse al Islam o pagar un "impuesto de protección" si no querían morir. ¿Y que hace la UE por los cristianos perseguidos? Pinchar aquí. 



No deja de llamar la atención, de manera escandalosa, no ya sólo ciertas declaraciones del papa Francisco en entrevistas o viajes, sino incluso en su misma exhortación apostólica Evangelii Gaudium en el punto 253, en donde dice: Frente a episodios de fundamentalismo violento que nos inquietan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia (¿?).

Sinceramente, no puedo entender qué interpretación pacífica adecuada pueden tener las siguientes palabras del Corán, que cité en la anterior entrada, y que coloco aquí de nuevo:


Matadlos dondequiera que los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado. La oposición [a vuestra creencia] es más grave que matar”[Corán 2:191] 


“Y no los matasteis vosotros, Alá los mató. Ni tirabas tú cuando tirabas sino que era Alá quien tiraba”.[Corán 8:17] 


Según estas palabras no sólo es bueno matar al que no crea en el Corán sino que, en realidad, es Alá quien los mata (¡ésa es su voluntad!) y no ellos, que sólo se limitan a cumplir lo que quiere Alá, a ser sus instrumentos. Tras las matanzas de "infieles" estos musulmanes se sentirán orgullosos por haber cumplido la voluntad de Alá, de modo que no tendrán problemas de conciencia ni sentimiento alguno de culpabilidad. Yo me pregunto: ¿Quienes son los musulmanes que actúan de esta manera? La respuesta va a ser, lógicamente, que son los terroristas e integristas islámicos. Y no cabe duda que eso es cierto ... pero no es, ni puede ser, menos cierto que serán también aquellos que que hayan leído el Corán, porque es en el Corán -como se ha leído más arriba- donde se justifican y se bendicen todas estas matanzas. En mi modesta opinión concluyo, aplicando la lógica que los verdaderos creyentes del Islam, aquellos a los que se refiere el Papa, son los auténticamente violentos y peligrosos, pues ¿quienes son los más fieles al Corán que los fundamentalistas, que lo siguen al pie de la letra? 


Una persona normal, con sentido común, y que no tenga religión alguna, como pueden ser los indígenas de cualquier parte del mundo, lleva impresa en sí una ley natural que le dice: ¡No matarás! Su conciencia natural se lo prohíbe. Yo tengo para mí (y creo no equivocarme) que un musulmán es buena persona en la misma medida en que desconoce el Corán, (o sea, cuando es un mal musulmán) porque, de ese modo, su conciencia natural le va a llevar directamente a no justificar jamás todas esas muertes tan absurdas que se cometen en nombre de Alá, un dios que Mahoma se inventó y que, desde luego, ni es el Dios de los judíos ni muchísimo menos el Dios de los cristianos. 

(Continuará)

jueves, 24 de julio de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (3)

Una vez llegados a la conclusión de que difícilmente se puede hablar de un Dios común a las tres grandes Religiones, lo que más me ha impresionado de la declaración del santo Padre -y sigo sin salir de mi asombro- es que diga, con toda la tranquilidad del mundo, que "las tres religiones tienen sus grupos fundamentalistas". Y añade, para que no quepa ninguna duda al respecto: "Los cristianos tenemos también grupos fundamentalistas"

Anteriormente el mismo Papa había dicho que la estructura del fundamentalismo es violenta (es violencia en nombre de Dios) y que lo esencial del fundamentalista es una violencia "ideológica", aunque no pegue ni mate a nadie. Se trata de una "ideología" en la que no hay ni acercamiento ni cercanía, sino que "defiende"; siendo su saludo "¡a ver dónde te puedo pegar!", aunque sólo sea ideológicamente.


Se trata, por lo visto, de una nueva definición de fundamentalismo, que yo desconocía, la verdad. Las definiciones que encuentro en la RAE son:


1. Movimiento religioso y político de masas que pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estricta de la ley coránica a la vida social.

2. Exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida.

Aunque en estas definiciones no se diga expresamente, es lo cierto que estas exigencias intransigentes o aplicaciones estrictas de la Ley suponen siempre violencia, lo que está completamente de acuerdo con lo que el Papa ha dicho. Si examinamos, aunque sea muy por encima, cada uno de estos "fundamentalismos" por separado, se encuentra más o menos lo que viene a continuación:


- El fundamentalismo islámico, con el que se asocia normalmente la palabra fundamentalista, es 
de todos conocido. Se manifiesta siempre de modo sangriento -y cobarde-, con asesinatos en masa ... a veces de dimensiones colosales, como ocurrió en el caso del 11-S de 2001, en el atentado a las torres gemelas de Nueva York, en donde hubo más de 3000 muertos y el doble de heridos. La explicación a estos sucesos se puede encontrar en el propio Corán, en el que hay llamadas expresas al asesinato y a la masacre. A modo de ejemplo, escribo dos citas: 

Matadlos dondequiera que los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado. La oposición [a vuestra creencia] es más grave que matar”[Corán 2:191] 


“Y no los matasteis vosotros, Alá los mató. Ni tirabas tú cuando tirabas sino que era Alá quien tiraba”.[Corán 8:17] 



El Corán

De modo que no sólo prescribe matar sino que, además, hay una absolución por adelantado para quien mata “en nombre de Alá”. Y por eso, el musulmán nunca tiene sentimientos de culpa tras las matanzas de infieles

- El fundamentalismo judío es igualmente violento aunque no suele manifestarse en forma de masacres humanas, como ocurre en el caso de los musulmanes sino, sobre todo, en un excesivo hincapié en las normas externas, que puede llegar incluso a la muerte de aquel que transgrede la Ley. Así: "Quien blasfeme contra el Nombre del Señor morirá sin remedio; le lapidará toda la comunidad, tanto si es nativo como si es extranjero" (Lv 24, 16). Sigue vigente la ley del Talión: "Cuando alguien cause a un compatriota suyo una lesión cualquiera, deberá sufrir lo mismo que él hizo: fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. Se le hará la misma lesión que él hay causado (...) Quien hiera de muerte a un hombre, morirá. Esta norma será igual para el extranjero y para el nativo" (Lv 24, 19-22 . 

[Relacionado posiblemente con el fundamentalismo, hay también razones de tipo político; y es difícil deslindar unas de otras en lo relacionado con la creación del estado de Israel el viernes, 14 de mayo de 1948, a las 4 de la tarde. Estados Unidos, la Unión Soviética y prácticamente todos, a nivel mundial, reconocieron la declaración de independencia del nuevo estado de Israel (excepción hecha del mundo árabe, como Egipto, Siria, Irak, Líbano y Transjordania) pero esto es otra historia, en la que aquí no podemos entrar]

Ciertamente, en estos dos fundamentalismos la violencia externa es consecuencia de la estructura ideológica violenta. En ambos casos - los judíos con el Talmud y los musulmanes con el Corán- se cumple ese concepto de fundamentalismo al que alude el Papa


El Talmud

Yo me permito añadir -aunque está claramente implícita- la existencia de la coacción como elemento importante en todos los grupos fundamentalistas.  Como se dice vulgarmente: "O lo haces por las buenas o por las malas. Y si no lo haces, ya sabes lo que te espera". En otras palabras: Se trata de utilizar todos los medios que hagan falta para "convertir" al infiel -entendiendo por infiel a todo aquél que no piense y actúe como ellos- mediante la intimidación y la amenaza, privándole por completo de su libertad para elegir. La famosa expresión de que "el fin justifica los medios", atribuida a Maquiavelo, se pone en práctica con toda fidelidad en los fundamentalismos (mucho antes de que fuera enunciada pues aún faltaban más de 800 años para que naciera Maquiavelo).


Esto es lo que ocurre, como digo, en estas dos grandes religiones, cuales son la musulmana - particularmente-, y a su modo también la judía ... CON LA AGRAVANTE  (¡y éste es el punto clave y fundamental!) DE QUE ESA VIOLENCIA VIENE CONTENIDA YA EN SUS PROPIOS LIBROS SAGRADOS, el Talmud para los judíos (ver aquí , aquí  y aquí) y el Corán para los musulmanes (ver aquíaquí, y  aquí). 


Esto son hechos probados y comprobados diariamente. Insisto en que es muy importante caer en la cuenta de que la violencia forma parte esencial de los "libros sagrados" de los musulmanes y de los judíos. Si se me permite la expresión yo diría que aquellos judíos y musulmanes que mejor conocen su Ley y la ponen en práctica son los más peligrosos, porque esas leyes no son buenas, en sí mismas, sino invenciones humanas. 




Lo asombroso, por no decir otra cosa, es el consejo que da el papa Francisco a los musulmanes: "Es importante que hagáis eso durante vuestras reuniones: que aquellos que sean cristianos lo hagan con la Biblia y aquellos que sean musulmanes lo hagan con el Corán. La fe que os han inculcado vuestros padres os ayudará siempre a avanzar".  Hemos podido ver que el contenido del Corán es una constante llamada a la violencia y al asesinato: es realmente escandaloso que esas palabras salgan de la boca del Papa, cuya misión es la de confirmar a sus hermanos en la fe. Así le dice Jesús a Simón Pedro, prediciendo sus negaciones [que, luego, efectivamente, tuvieron lugar]: "Tú, cuando te hayas convertido, confirma a tus hermanos" (Lc 22,32) [La clave, tal vez se encuentre en la primera parte de esas palabras del Señor a Pedro: "Tú, cuando te hayas convertido". Puesto que la segunda parte: "Confirma a tus hermanos en la fe" no se está cumpliendo se puede concluir que estamos (¡Dios lo quiera!) en un proceso de conversión, por parte del santo Padre, que aún no ha llegado a término, y por el que tenemos que pedir, con insistencia, pues la Iglesia se hunde: necesitamos ser confirmados en la fe]


Dicho lo cual, yo me pregunto, con el corazón en la mano: ¿dónde se encuentra el fundamentalismo católico actualmente? Se suelen aducir razones de tipo histórico, como las Cruzadas, la Inquisición, etc ... A lo que se podría contestar diciendo que: 

Primero, para entender un determinado acontecimiento histórico de una época es preciso situarse "mentalmente" en esa época y conocerla muy bien, siendo muy conscientes de que no se puede juzgar con los criterios actuales algunos de los acontecimientos que ocurrieron. 


Segundo, habría que poseer un conocimiento lo más cercano posible  a la verdad para poder emitir algún tipo de juicio, lo que es poco menos que imposible. Esto sólo le es posible a unos pocos expertos, que sean grandes conocedores de la Historia que, por cierto, hoy en día, aunque los hay, no abundan demasiado. Además, no todos son fiables; sólo aquellos que actúen con profesionalidad, honradez intelectual y sin ideas preconcebidas; con lo que el número de verdaderos expertos se vería aún más disminuido. Y aquí radica otro de los grandes problemas, porque lo que aparece en los libros, por desgracia, no siempre refleja los hallazgos obtenidos por los auténticos expertos, sino que se encuentra normalmente manipulado, en el mejor de los casos. 


La idea que tenemos la mayoría de la gente sobre determinados sucesos del pasado es la que nos han querido transmitir. Pero, ¿quiénes son esos transmisores? Nuestro conocimiento real va a depender mucho de la calidad profesional y del amor a la verdad de las personas que nos enseñen.  Y éstas no abundan tanto como sería deseable, de modo que es muy frecuente que un porcentaje muy alto de personas tengan una idea tergiversada, falseada e incompleta de los hechos históricos del pasado. De modo que puede suceder -aunque no siempre, ni necesariamente- que lo que nos llega no se parezca en nada -o muy poco- a lo que efectivamente ocurrió. 


Una buena prueba de ello la estamos viviendo en la actualidad con la mal llamada ley de memoria histórica, cuyo nombre haría más honor a la verdad si se llamase ley de mentira histórica. El objetivo que se pretende con esa ley es el de adoctrinar a los niños en determinadas ideologías, no importando -si es necesario- reescribir el curso de la historia real e inventarse otra. Siguiendo a Maquiavelo se podría decir que el fin justifica los medios. Y el fin es conseguir ciudadanos que no piensen ni tengan un sentido crítico de la realidad para quienes estén en el poder -los que sean- puedan moverse a su antojo. Por cierto, todo lo que se enseña es de carácter obligatorio y con reconocimiento legal, publicado en el BOE, como no podía ser de otra manera. De ese modo todos los conocimientos adquiridos por los alumnos aparecerán como "científicos", cuando muchos de ellos -en particular, los referentes a la Historia y a la Religión, aunque no solamente- no son sino una una gran falsedad y una enorme patraña. 

(Continuará)

lunes, 21 de julio de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (2)

En una declaración al periodista ateo Scalfari, director de la Reppublica, el papa Francisco afirmó: "Yo creo en Dios, no en un Dios católico; no existe un Dios católico, existe Dios. Y creo en Jesucristo, su Encarnación. Jesús es mi maestro, mi pastor, PERO DIOS, EL PADRE, Abba, ES la luz y EL CREADOR


Al principio se queda uno perplejo, al oir estas palabras salidas nada menos que de la boca del santo Padre, que es el representante de Cristo en la Tierra. La misión del Papa, entre otras, y también la de todos los cristianos, es dar testimonio de Jesucristo, sin medias tintas y sin ánimo de quedar bien y agradar a todos: "Quien se avergüence de Mí y de mis palabras, de él se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria y en la del Padre y en la de los santos ángeles" (Lc 9,26) No hay más que leer la Biblia, libro divino que tiene siempre una perenne actualidad. Cualquier problema, así como su solución, está contemplado en el libro Sagrado: "Muchas veces y de diversos modos habló Dios a los Padres en otro tiempo por medio de los Profetas; últimamente en estos días, nos ha hablado por su Hijo, a quien ha constituido heredero de todo, por quien hizo también el mundo" (Heb 1, 1-2).  "TODO FUE HECHO POR ÉL y sin Él nada se hizo de cuanto ha sido hecho" (Jn 1,3-4). Queda muy claro que Jesucristo es la Palabra de Dios y que por Él fueron creadas todas las cosas

El papa Francisco -en cambio- dice: Yo creo en Jesucristo, mi maestro (...) pero Dios, el Padre, (...) es el Creador.  Nadie lo niega. Eso es cierto. Pero está incompleto. No hay que tener miedo y hay que proclamar que ese Dios Padre Creador lo ha puesto TODO en las manos de su Hijo. ¿Acaso no recuerda el santo Padre aquello que dijo Jesús a Felipe: "Tanto tiempo como estoy con vosotros, ¿y no me has conocido, Felipe? El que me ve a Mí, ve al Padre" (Jn 14,9). Y en otro lugar es aún más explícito: "YO Y EL PADRE SOMOS UNO" (Jn 10, 30). Jesucristo es UNO con el PadrePor eso se dice en la Biblia, con toda propiedad, que todo fue hecho por Él. Esto es una verdad esencial de nuestra fe, base fundamental del Cristianismo. Así lo entendió su Fundador. 

Es cierto que Dios dijo a Moisés: "Yo soy el que soy" (Ex 3,14); es decir, Dios es el Ser y " mora en una luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni tampoco puede ver" (1 Tim 6,16). "A Dios nadie lo ha visto jamás", dice San Juan (1 Jn 4,12; Jn 1, 18a). En ese sentido, a Dios no le podemos añadir calificativos, que es lo que ocurre si dijéramos que Dios es un Dios católico. Sencillamente habría que decirDios es. Todo eso es rigurosamente cierto antes de la venida de Jesucristo ...  porque lo que antes era imposible, ahora ya no lo es.  Ahora podemos conocer a Dios (¡saber cómo es Dios!) que se nos ha revelado, en un momento determinado de la Historia, haciéndose hombre en la Persona de su Hijo"Dios Unigénito, que está en el seno del Padre, Él mismo es quien nos lo ha dado a conocer" (Jn 1,18b). Jesucristo, que es verdadero hombre, como uno de nosotros, es también verdadero Dios, el Único Dios verdadero -no hay otro- que nos ha manifestado que "Dios es Amor" en Sí mismo (misterio de la Santísima Trinidad) y también en relación con nosotros, por quienes dio su vida, elevándonos a la categoría de amigos suyos, como ya hemos podido leer en otras entradas.

Sin embargo, ni los musulmanes ni los judíos reconocen a Jesucristo como verdadero Dios. Por eso, para no dar lugar a confusión se habla de un Dios musulmán, de un Dios judío, de un Dios católico, etc... Pero, como ya se ha dicho, el único Dios verdadero -y no hay otro- no es ni el Dios de los judíos ni el de los musulmanes, puesto que ellos -unos y otros- no reconocen a Jesucristo como Dios. Su dios no es el Dios auténtico y, por supuesto, en contra de lo que han dicho, incluso, algunos papas, no tenemos un Dios común. Es falso, de toda falsedad, lo diga quien lo diga, que, cuando se habla de Dios, se diga que las tres religiones tienen el mismo Dios, porque no es eso lo que dice la Biblia (incluido, claro está, el Nuevo Testamento). Y ésta, que es palabra de Dios, no puede equivocarse. De modo que, si para evitar confusiones, hablamos de que Dios es católico, tiene mucho sentido (en este contexto) puesto que "todo el que niega al Hijo tampoco posee al Padre"  (1 Jn 2,23). 

La Iglesia Católica, que es garante de la Revelación Divina, reconoce en Dios unos atributos que no tiene en absoluto en las demás religiones. Dios, tal como es realmente, se ha revelado única y exclusivamente en la Iglesia Católica, la que Él fundó. Si no se reconoce como verdadero y único Dios al que es predicado y enseñado por la Iglesia Católica, estamos hablando de un Dios FALSO


Aquí es preciso obrar con tiento y conocer, con la máxima profundidad que podamos y sepamos, las verdades que confesamos en el Credo, pues dentro de la Iglesia -en la actualidad- han surgido muchos falsos pastores -lobos disfrazados de ovejas- que están engañando al rebaño, un rebaño que no es el suyo, sino que es el rebaño de Jesucristo. Necesidad, pues, de estar muy alerta y de no tragarnos todo lo que nos digan, sino pasarlo primero por el tamiz de la Sagrada Biblia, rectamente interpretadaTodo lo que se oiga que contradiga la enseñanza de la Iglesia de veinte siglos, es falso y debe ser rechazado, aunque provenga del mismísimo Papa quien, al fin y al cabo, es- o debe ser- un fiel transmisor del depósito revelado. San Pablo- y en esto, como en todo- habla con una claridad meridiana, y dice taxativamente: "Aunque nosotros o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!" (Gal 1,8). Es imposible hablar más claro. 

Debemos grabar muy bien estas cosas, tanto en la mente como en el corazón, para no dejarnos extraviar por los "extraños" que, aun diciéndose católicos, han renegado, en realidad, de su fe: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de Mí. En vano me dan culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres(Mc 7,7). Se está llegando a un nivel de hipocresía difícilmente superable, de modo que se hace necesario, más que nunca, mantenerse con las ideas claras para no ser engañados por aquellos que se dicen representantes de Cristo pero anuncian un mensaje que no es el de Cristo. Oigamos lo que nos dice San Pablo: "Todo el que se extralimita y no permanece en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; quien permanece en la doctrina de Cristo, ése tiene al Padre y al Hijo" (2 Jn, 9)


(Continuará)

sábado, 19 de julio de 2014

¿Fundamentalismo cristiano? (1)

Hablamos en las dos entradas anteriores de algunos puntos concretos de la entrevista que concedió el papa Francisco al periodista Henrique Cymerman el pasado 13 de Junio de 2014. Como dije, el vídeo de 52:09 minutos puede verse pinchando aquí. Pues bien: He hecho un recorte del mismo desde el minuto 9:59 al minuto 11:11 que coloco a continuación:

video

Escribo también lo que aparece reflejado en el vídeo, palabra por palabra. Los corchetes y los tipos de letra (cursiva, subrayado, negrita) son míos. Dice así el Papa:

Las tres religiones tenemos nuestros grupos fundamentalistas, pequeños en relación con todo el resto. Pero un grupo fundamentalista, su estructura, aunque no mate a nadie, aunque no le pegue a nadie, ...., es violenta. La estructura mental del fundamentalismo es violencia en nombre de Dios. Es violenta. O sea, el saludo que judíos, islámicos y cristianos nos damos es un saludo de aliento, un saludo de cercanía. Ustedes dicen "shalom" [el periodista que lo entrevista es judío], los árabes dicen "salaam"; nosotros decimos, a veces, paz, ¿cómo te va? Buenos días ... cosas de cercanía. El saludo del fundamentalista es ... ¡a ver dónde te puedo pegar! ... al menos ideológicamente. No es un saludo que acerque. El fundamentalismo defiende. Y ya le digo ... Los cristianos tenemos grupos fundamentalistas también.


De entrada, el Papa compara las tres grandes religiones (musulmana, judía y católica) poniéndolas al mismo nivel, suponiendo, además, que hay una conexión entre ellas; esta conexión consiste en que tienen un Dios común, que es el único Dios que existe. Bueno, sí ... ¡y no!

"En cierto modo", si nos fijamos en el origen histórico, tal como aparece en la Biblia, ..., en concreto, si nos fijamos en Abrahán, se podría decir que sí hay un Dios común. Me explico: Sara, esposa de Abrahán, era estéril y, entonces le concedió permiso a su esposo para que tuviese relaciones con su esclava egipcia Agar, por si ésta podía darle algún hijo (Gen 16,2). Y Agar dio a luz a Ismael; tenía entonces Abrahán ochenta y seis años (Gen 16,16). Pero a la edad de noventa y nueve años Dios se manifestó a Abrahán, diciéndole que su esposa Sara, de noventa años, aunque era estéril, le iba a dar un hijo, al que pondría por nombre Isaac. Y establecería una alianza con él y con su descendencia futura (Gen 17,19). 


Abrahán creyó estas palabras. Tenía Abrahán cien años cuando le nació su hijo Isaac (Gen 21,5).Al morir su esposa Sara, Abrahán volvió a tomar otra mujer llamada Queturá, que le dio seis hijos más (Gen 25,1). Los años de vida que alcanzó Abrahán fueron ciento setenta y cinco (Gen 25,7) y fue sepultado por sus hijos Ismael e Isaac (Gen 25,9). Se suele considerar a los musulmanes como descendientes de Ismael y a los judíos como descendientes de Isaac. Ambas religiones tienen en común, como digo, que consideran a Abrahán como su padre y en que hay un único Dios, un Dios a quien los judíos llaman Yavé y los musulmanes Alá. [Por cierto -y como curiosidad histórica- el Corán, que es el libro sagrado para los musulmanes, dictado a Mahoma, según éste dijo, por el ángel Gabriel, es posterior al año 632, año en el que murió Mahoma, a la edad de 62 años]. 

En el catolicismo hay también un único Dios, un Dios que es "el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob" (Hech 3,13a) y que coincide, por lo tanto, en principio, con el Dios de los judíos. Se trata de Aquel que dijo de Sí mismo: "Yo soy el que soy" (Ex 3,24). Aunque no podemos extendernos aquí en este tema, todas las profecías bíblicas del pueblo judío apuntan a un Mesías esperado. Y en Jesucristo esas profecías se cumplieron: todas. No olvidemos que Jesucristo fue judío y dijo: "Yo no he venido a abolir la Ley o los Profetas, sino a darle cumplimiento" (Mt 5,7). Él vino a mostrarnos cómo era Dios, en realidad. Y siendo esto así, sin embargo, "vino a los suyos, pero los suyos no le recibieron" (Jn 1,11). El mismo Jesús, cuando hubo resucitado y se apareció a los discípulos de Emaús, les dijo: "¡Necios y torpes de corazón para creer todo lo que anunciaron los Profetas! ¿No era preciso que el Cristo padeciera estas cosas y entrara así en su Gloria? Y comenzando por Moisés y por todos los Profetas les interpretó lo que hay sobre Él en todas las Escrituras(Lc 24, 25-27). Pero así somos las personas, para desgracia nuestra.


¡El escándalo de la cruz! ¡La resurrección de Jesús por su propio Poder! Esto son hechos históricos acaecidos realmente, pero era algo que ni los judíos de entonces ni los de ahora están dispuestos a admitir. Ellos esperaban otro tipo de Mesías, un Mesías glorioso, una especie de Mesías político que los libraría del poder de los romanos. Ocurre, sin embargo, que "los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos" (Is 55,8)

[Hay que decir, no obstante, que se han producido verdaderas conversiones de hebreos al catolicismo, sobre todo en el caso de grandes estudiosos de la Biblia y amantes de la verdad. Tal fue el caso del Gran Rabino de Roma durante la segunda Guerra Mundial, Israel Zolli, que se bautizó el 13 de febrero de 1945 en la basílica de Santa María de los Ángeles; y escogió el nombre de Eugenio en honor al Papa Pío XII (cuyo nombre de nacimiento era Eugenio Pacelli) por quien profesaba una auténtica veneración. De ahí que se le reconozca siempre como Eugenio Zolli. El mismo día que él se bautizó también su mujer Emma. Y un año más tarde su hija Myriam. Murió el 2 de marzo de 1956, a los 74 años (el mismo día que Pío XII cumplía 80 años) ... "Curiosamente"  se trata de un rabino hoy olvidado, al igual que sucede con el papa Pío XII, de venerable memoria].

Por la gracia de Dios somos católicos y seguidores de Jesucristo, nuestro Maestro. Y observamos, hoy en día, cómo los cristianos que tienen fe son perseguidos, ridiculizados e incluso muertos por el mero hecho de confesar a Jesucristo como su único Dios y Señor. 



(Continuará)